INFANTIL

Probióticos para niños y sus beneficios en la salud

Los probióticos para niños han demostrado ser muy efectivos para tratar la diarrea aguda o asociada a los antibióticos y las afecciones asociadas a la gastroenteritis.

Además, estos complementos alimenticios poseen propiedades antiinflamatorias y ayudan a fortalecer las defensas del organismo. Por estas y otras razones la OMS aconseja dar a los niños las dosis adecuadas y así ayudar a mantener su salud en óptimas condiciones.

¿Cómo actúan los probióticos en el organismo?

Los probióticos o lactobacilos son microorganismos vivos que promueven el equilibrio de la flora intestinal.

Los neonatos reciben la primera colonización de bacterias a través del parto y con la primera alimentación. En esta primera etapa, los bebés son más propensos a padecer de trastornos gastrointestinales debido a que no tienen microorganismos buenos.

Conforme el niño avanza en edad su sistema inmune se va desarrollando conjuntamente con su microbiota, que alcanza cierto grado de estabilidad a los dos años. Por esto, es normal que presenten alteraciones gastrointestinales, tales como cólicos y alergias alimentarias. En estos casos, se recomienda complementar su alimentación con algún suplemento probiótico infantil que ayude a aliviar los síntomas de este tipo de afecciones.

Los probióticos  se adhieren a las paredes del colon o del intestino delgado y desde allí ejercen su función de equilibrar la flora bacteriana intestinal.

¿Cuál es la función de la flora bacteriana?

En nuestro organismo, las bacterias conocidas como buenas, cumplen varias funciones orientadas a mantener en condiciones óptimas nuestro sistema inmune.

Estas son sus cuatro funciones principales:

  1. Función defensiva: crean una barrera protectora que previene el ataque de organismos patógenos externos.
  2. Función inmunitaria: forman parte del sistema de defensa del intestino.
  3. Función nutricional: favorecen la síntesis de minerales como el hierro y el zinc,  y de vitaminas como la b12, b6 y ácido fólico.
  4. Función metabólica: producen ácidos grasos beneficiosos para la salud intestinal, que fortalecen su mucosa protectora.

Mostrando el único resultado