ARALIA Insight

28.50 IVA incluido

En la actualidad, la ansiedad y la depresión son dos de las enfermedades más habituales que afectan a la población mundial. La ansiedad tiene tanto síntomas físicos como psicológicos (inquietud, agitación, sensación de sobrecarga, dificultad de concentración o trastornos de memoria, entre otros). Una activación excesiva del sistema nervioso podría tener su origen en este trastorno.

El aporte de una suplementación dirigida a regular el correcto funcionamiento del SNC, puede ayudarnos a corregir los síntomas.

Presentación

60 cápsulas vegetales de liberación prolongada que permiten la absorción de sus componentes de forma gradual, aumentando la eficacia de su biodisponibilidad.

Categoría:

EL SISTEMA NERVIOSO  (SNC)

El sistema nervioso central, que participa en todas las funciones de nuestro organismo, es la estructura de mayor complejidad del cuerpo humano. Su adecuada estructura y funcionamiento es primordial para nuestra salud ya que integra la información que recibimos de nuestro entorno, el razonamiento y su correcta regulación.

En la actualidad, la ansiedad y la depresión son dos de las enfermedades más habituales que afectan a la población mundial. La ansiedad tiene tanto síntomas físicos como psicológicos (inquietud, agitación, sensación de sobrecarga, dificultad de concentración o trastornos de memoria, entre otros). Una activación excesiva del sistema nervioso podría tener su origen en este trastorno.

Existen varios factores que son responsables de los trastornos afectivos, además, diversos neurotransmisores (serotonina, noradrenalina, dopamina, GABA y acetilcolina) y neuropéptidos están vinculados directa o indirectamente. Una teoría, que fue propuesta en 1965, considera que la patología depresiva se debe a una deficiencia funcional en la transmisión de noradrenalina y serotonina en el sistema nervioso central (SNC).

La terapia farmacológica, que se emplea hoy en día, está orientada a aumentar la concentración de dopamina, serotonina y noradrenalina en las sinapsis impidiendo su recaptación, degradación y/o sirviéndose de sus respectivos receptores como dianas terapéuticas.

Los neuroprotectores son los fármacos que pueden evitar o impedir el daño neuronal que se produce en los diferentes trastornos neurológicos. Hay plantas medicinales que contienen principios activos con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, que se encuentran entre ellos.

El déficit de  neurotransmisores en el SNC (sistema nervioso central) puede producirnos síntomas ( depresivos, ansiedad, etc.) y alteraciones en nuestro comportamiento y relaciones interpersonales. En determinadas personas incluso trastornos del desarrollo del SNC, como en el caso del TDAH.

Un SNC, con un aporte alimenticio inadecuado o deficiente, puede desarrollar un desequilibrio en los neuromoduladores que intervienen en los procesos mentales.

El aporte de una suplementación dirigida a regular el correcto funcionamiento del SNC, puede ayudarnos a corregir los síntomas.

 

Una serie de estudios ponen de manifiesto las propiedades beneficiosas del azafrán en enfermedades del sistema nervioso. Se han llevado a cabo investigaciones in vivo y estudios clínicos con distintos extractos y principios activos que se han obtenido del azafrán para tratar trastornos relacionados con el SNC obteniendo buenos resultados.

 

EXTRACTO SECO DE AZAFRÁN

(10% crocina - 2% safranal)

 

El azafrán es una especia legendaria procedente de Asia Menor y la Península Balcánica que tiene fama de “proporcionar alegría y sabiduría”. Hay testimonio, en libros de plantas medicinales, de que los persas ya lo utilizaban para tratar la depresión.

Gracias al safranal, que contienen las partículas volátiles, el azafrán actúa sobre el sistema nervioso y permite tratar la depresión, el stress y la ansiedad, además de ayudar a estabilizar el ánimo.

El azafrán corresponde a la especie botánica Crocus sativus L. de la familia de las Iridáceas. Hoy en día se cultiva tanto en España como en varios países europeos, así como en Irán y la India.

Los componentes del azafrán, sobre todo el safranal y la crocina, producen un efecto antidepresivo gracias al aumento de la concentración de dopamina, norepinefrina y serotonina.

Tanto el azafrán como sus componentes ejercen un efecto ansiolítico al interactuar con el sitio de unión de la benzodiacepina en el receptor GABA.

Se han estudiado y reconocido los efectos que produce el azafrán en la mejora de la memoria debido a su capacidad antioxidante.

Los efectos beneficiosos del azafrán a la hora de tratar numerosos trastornos neurológicos como depresión, ansiedad y trastornos de la memoria quedan patentes en el cada vez mayor número de estudios realizados.

 

 

L-Teanina

La L-Teanina es un aminoácido, descubierto en 1949 por el investigador japonés Y. Sakato, que contiene muchos beneficios para el cerebro y se emplea para tratar la ansiedad. Actúa como un relajante natural que potencia la concentración en el área prefrontal y por tanto facilita el aprendizaje. Asimismo, crea sinergia con la cafeína, pero inhibe sus efectos adversos (palpitaciones, nerviosismo).

En un estudio de la universidad de Shizouka en Japón, se ha demostrado desde 1999 que la L-Teanina estimula las ondas alfa cerebrales. Esto indica que tiene un efecto reductor del estrés. Otro estudio realizado en Japón en 2006 confirma el efecto relajante de la L-Teanina. Asimismo, se ha observado que la administración de L-Teanina produce una concentración de dopamina además de incrementar la síntesis de GABA.

 

Cafeína natural anhidra

La cafeína es un estimulante dentro de la categoría de los nootrópicos de modo que ejerce su efecto principalmente sobre el SNC. En su forma anhidra resulta más efectiva. Más en concreto, actúa en el cerebro y es antagonista de la adenosina, produciendo en consecuencia un aumento de la concentración y el rendimiento. Incrementa los niveles de dopamina y noradrenalina consiguiendo una mejora de los reflejos, a la vez que disminuye la fatiga, el cansancio y la percepción de esfuerzo, y aumentando la capacidad de mantener un esfuerzo intelectual sostenido y eficaz.

Oligoelementos y Vitaminas – Bisglicinato

Los oligoelementos son sustancias químicas esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, pero que se encuentran en muy pequeñas cantidades y deben ingerirse con la dieta.

Las vitaminas del grupo B ayudan a reducir el estrés y la ansiedad y facilitan el correcto funcionamiento del sistema nervioso. Entre ellas, la vitamina B12, conocida como neurovitamina, es la encargada de proteger las neuronas y su deficiencia puede causar problemas neurológicos.

El bisglicinato permite una mejor absorción y una mayor biodisponibilidad de estas sustancias.

L-Metilfolato

El ácido fólico, que contribuye a que el organismo cree células nuevas, es una vitamina hidrosoluble del complejo B9, que interviene en reacciones metabólicas vinculadas con la síntesis de ácidos nucleicos (DNA), aminoácidos, y en las reacciones de transferencia de grupos metilo (metabolismo del carbono-1 o reacciones de metilación).

Además, permite formar glóbulos rojos y que las células funcionen correctamente. En conjunción con las vitaminas B6 y B12 controla los niveles altos de homocisteína (una clase de aminoácido que el organismo emplea para sintetizar proteínas) en la sangre. Cuando hay valores altos puede aumentar el riesgo de producirse enfermedades cerebrovasculares, neurológicas e incluso puede causar cambios en el estado de humor.

Asimismo, el folato es uno de los ingredientes que facilita la síntesis de los neurotransmisores, proceso imprescindible para las capacidades cognitivas. Igualmente, es primordial en la prevención de las enfermedades degenerativas.

Hay personas que poseen polimorfismos genéticos poco favorables y no producen copias efectivas de MTHFR. La enzima no puede trabajar bien y solo convierte una parte del ácido fólico y los folatos ingeridos en L-Metilfolato, la forma activa y la que predomina tanto en el plasma como en los tejidos, de modo que estas personas necesitan un suministro extra. Asimismo, tienen bajas concentraciones de folato en los eritrocitos y una elevada concentración de homocisteína en la sangre.

Por tanto, el ácido fólico es fundamental para proteger las dos funciones esenciales del cuerpo humano: la cognición y un equilibrado nivel de homocisteína.

Para mantener una buena salud cardiovascular es fundamental mantener los niveles de homocisteína. Sin embargo, un incremento de estos niveles puede causar un declive cognitivo. Las personas mayores serían proclives a este deterioro en este caso. De modo que una suplementación de L-Metilfolato ayudaría a equilibrar los niveles y el riesgo de este declive se reduciría.

Hay varios estudios que indican que cuando se administra en su forma activa tiene mayor biodisponibilidad (casi 7 veces más), se metaboliza mejor, no encubre un posible déficit de vitamina B12 y no llega a verse afectada por los polimorfismos genéticos.

Asimismo, hay alguna evidencia de que el Metilfolato podría ayudar en el tratamiento de la depresión.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “ARALIA Insight”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *